Martes , agosto 21 2018
A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Home / Nuestros Productos / Aguas / Solan de Cabras
solan-blue-text-tablet

Solan de Cabras

El manantial, en el Valle de Solán, es conocido desde tiempo de los romanos. Existen testimonios escritos que recuerdan la curación de la artritis de Julio Graco, en el año 182 a.C.

Según la tradición, las propiedades curativas de estas aguas las descubrió un pastor, que observaba que sus cabras enfermas, se bañaban espontáneamente en ella logrando su curación. En 1746, D. Pedro Gómez de Bedoya, primer médico y escritor que realizó en el siglo XVIII una relación ordenada alfabéticamente de los términos municipales en que se encontraban las aguas medicinales, minerales y termales conocidas en España, aporta datos en los que asegura cómo este lugar se convirtió en centro de peregrinación para la sanación de multitud de enfermedades.

El primero que contribuyó a divulgar sus beneficios terapéuticos fue el Dr. Forner, en el año 1787. Las descripciones de sus efectos sobre el organismo están recogidas en su libro “Noticias de las Aguas del Manantial de Solán de Cabras en la Serranía de Cuenca”. Decía el galeno: “apenas se hallará fuente de quien se cuenten tantos y tan justificados prodigios médicos; comprobados con tan segura auténticidad, que es imposible negarles el asenso”. Pero los más fervientes propagadores de los efectos salutíferos de estas aguas fueron los propios enfermos que acudían como peregrinos al manantial del Valle de Solán: “cuando los Médicos dan por incurables a los enfermos, y los abandonan a lo que quiera hacer de ellos la suerte, las aguas de Solán de Cabras eran el asilo último, y producían efectos, que ni aún los facultativos se atrevían a esperar”. El Dr. Forner recoge los testimonios de los médicos de la época cuando dice: “que las hallaron oportunísimas para las atonías, perlesias, obstrucciones, cancros, escróbulas, hernias carnosas y varicosas, ceáticas, supresiones de orina, menstruas y hermorroydales, piedras y arenas en los riñones, fluxiones de los ojos, alferecias, convulsiones, vahidos y todo accidente de cabeza”.

solan

El agua mineral, que surge a razón de 5.410 litros por minuto en el fondo de una arqueta dieciochesca de sillería, es bicarbonatada, cálcico-magnésica, de mineralización débil y oligometálica, y a 21º de temperatura constante. Está indicada para combatir el reumatismo y las alteraciones del aparato digestivo, especialmente los cálculos renales. También es adecuada para dietas pobres en sodio y para la preparación de alimentos infantiles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR